Respiración rápida en bebés

La respiración rápida en bebés se conoce como taquipnea transitoria en recién nacidos. Es un trastorno respiratorio que se observa poco después del parto en bebés que nacen cerca del términos a término.

El término transitorio significa que dura muy poco, con frecuencia dura menos de 24 horas mientras que la taquipnea significa respiración rápida. Los recién nacidos normales respiran de 40 a 60 veces por minuto.

Causas

A medida que el bebé crece y se desarrolla en el útero, los pulmones producen un líquido especial. Este líquido llena los pulmones del bebé y los ayuda a crecer y desarrollarse.

Cuando el bebé nace a término, los químicos secretados durante el parto ordenan a los pulmones del bebé a suspender la producción de este líquido. Entonces, los pulmones empiezan a eliminarlo o reabsorberlo.

Las primeras respiraciones del recién nacido llenan los pulmones con aire y ayudan a eliminar la mayor parte del líquido pulmonar restante.

El líquido restante que queda en los pulmones provoca que el bebé respire aceleradamente. La presencia de este líquido hace difícil para los alveolos pulmonares permanecer abiertos.

Se da con mayor frecuencia en bebés que:

  • Son varones.
  • Nacieron por cesárea, sobre todo si el trabajo de parto no se ha iniciado.
  • Nacieron de una madre que padece de diabetes.
  • Nacieron antes de las 38 semanas de gestación.

Síntomas

Los recién nacidos que presentan taquipnea transitoria presentan problemas respiratorios al poco después de nacer, por lo general al cabo de 1 a 2 horas. Los síntomas son:

  • Respiración rápida con sonidos como gruñidos.
  • Movimientos entre las costillas y el esternón, se le conoce como tiraje.
  • Coloración azulada en la piel o cianosis.
  • Aleteo nasal.

Exámenes y diagnostico

Los antecedentes del parto y la historia del embarazo son importantes para realizar un diagnóstico. Al bebé se le realizan los siguientes exámenes:

  • Hemograma y hemocultivo con el fin de descartar infecciones.
  • Radiografía de tórax con el fin de descartar otras causas de problemas respiratorios.
  • Se realiza un monitoreo continuo de los niveles de oxígeno, frecuencia cardiaca y su respiración.

El diagnóstico de la taquipnea transitoria se realiza luego de monitorear al bebé por 1 o 2 días. Si la afección desaparece en el tiempo se le considera transitoria.

Tratamiento de la respiración rápida en bebés

Al bebé se le suministra oxígeno con el fin de mantener un nivel estable de este en la sangre. El bebé requerirá de mayores cantidades de oxígeno a unas horas después de nacer. La mayoría de los bebés que padecen este problema mejoran en unas 12 a 24 horas.

Este tipo de respiración provoca que el bebé se alimente mal. Por esta razón, los líquidos y nutrientes se le suministran vía intravenosa hasta que el bebé presente una mejoría. También se suministran antibióticos hasta que los médicos estén seguros que no presenta una infección.

Los problemas pulmonares provocados por la respiración rápida en bebés pueden durar hasta una semana.

El pronóstico es positivo, la mayoría de los bebes superan este problema y no requerirán de controles especiales ni cuidados diferentes a los normales.

Los bebés que nacen cerca de 2 a 6 semanas antes de la fecha estimada de parto a través de una cesárea sin trabajo de parto presentan un riesgo mayor a padecer un problema grave conocido como “Traquipnea transitoria maligna del recién nacido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *