¿Cómo respirar para relajarse?

El practicar ejercicios de respiración puede ser muy útil para relajarte y aliviar el posible estrés que puedas sentir. Pueden ayudarte a quedarte dormido en caso de insomnio y a aliviar la sensación de estar sensación de estar presionado. También son útiles en caso de ansiedad. Para practicar estos ejercicios necesitas pulmones sanos y menos de 10 minutos libres.

No esperes a que el estrés active tu instinto de lucha o huida. La respiración controlada mantiene tu mente y el cuerpo en su mejor estado, promueve la calma y baja la presión sanguínea.

Sama Vritti o “Respiración Equitativa”

Inhala contando hasta cuatro, exhala contando hasta cuatro, siempre por la nariz para añadir resistencia natural a la respiración.

Si ya te has acostumbrado, puedes tratar de realizar este tipo de respiración contando desde 6 hasta 8 cm con el fin de calmar tu sistema nervioso, reducir el estrés e incrementar la concentración.

Respiración abdominal

Coloca una mano en el pecho y otra en tui abdomen. Inhala profundamente por tu nariz comprobando que tu diafragma se expanda para llevar al ensanchamiento de los pulmones. Realiza entre 6 a 10 respiraciones pro minuto 10 minutos al día. Este ejercicio reduce la presión cardiaca.

Esta respiración es muy recomendada antes de presentar un examen o en caso de eventos muy estresantes.

Relajación progresiva

Es adecuada para aliviar tensión en la cabeza y los pies. Cierra los ojos y tensiona y relaja cada grupo muscular de tu cuerpo por dos o tres segundos. Inicia por los pues y los dedos, sube por las pantorrillas, rodillas, muslos, y así sucesivamente. Debes mantener una respiración profunda y lenta.

Inhala contando hasta 5 mientras tensionas y exhala relajando tus músculos.

Respiración alternada por las fosas nasales

El objetivo de esta respiración es calmar el cuerpo y unir ambas regiones del cerebro. Debes adoptar una posición cómoda de meditación. Toma tu pulgar derecho y ubícalo en la fosa nasal derecha, inhala a través de la fosa izquierda, posteriormente obstruye tu fosa nasal izquierda y exhala a través de la fosa derecha. Repite este patrón inhalando a través de la fosa nasal derecha. Alterna tus fosas nasales.

Este tipo de respiración se recomienda en aquellos en los que busques concentración y energización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *