¿Cómo respirar al hacer ejercicio?

Durante la práctica de algún deporte la respiración consta de dos fases, la inhalación que debemos realizar por la nariz y la exhalación que debemos de realizar por la boca. Este tipo de respiración puede variar según cada organismo y la exigencia del ejercicio que estamos realizando.

Por ejemplo en personas sedentarias la respiración tiende a ser principalmente por la boca ya que el organismo no está habituado al ejercicio y requiere de mucho mas oxígeno para mover los músculos, en este caso, respirar por la nariz es insuficiente.

La respiración debe de entrenarse durante nuestras rutinas de ejercicio, de esa forma con el paso del tiempo nuestra respiración será un acto totalmente consciente que realizaremos adecuadamente con cada ejercicio mejorando nuestro rendimiento.

Al respirar adecuadamente el deportista logra tomar mayor cantidad de aire con la inspiración sin fatigar en exceso los sus músculos respiratorios, como diafragma, intercostales, escalenos y abdominales.

Para respirar adecuadamente debes:

Ser consciente de tu respiración

Respira lentamente y presta atención al recorrido que realiza el aire dentro de tu cuerpo. Repite el ejercicio con la exhalación. Disminuye conscientemente el ritmo de la respiración mientras sientes el beneficio que le otorga la respiración a tu organismo.

Inhala por la nariz y exhala por la boca

Realiza el ejercicio inhalando por la nariz y por la boca. Mantén relajados los músculos del cuello y de los hombros. Respira por la nariz por dos segundos manteniendo la boca cerrada. Exhala el aire durante cuatro segundos a través de ti boca.

Recuerda que el ritmo de respiración varía según el ejercicio. Si haces carrera o ejercicios aeróbicos el ritmo de tu respiración debe ser constante.

Si realizas ejercicios anaeróbicos o de fuerza debes de inspirar cuando tus músculos estén relajados para nutrir las células de oxígeno y exhalaremos el dióxido de carbono al realizar la contracción muscular.

Utiliza el diafragma

Para ser más consciente de tu respiración recuéstate con un cojín o almohada bajo tus rodillas. Por una mano en tu abdomen y otra en el pecho. Lleva el aire al abdomen manteniendo quieto el pecho.

Al dominar este tipo de respiración tu cuerpo la realizará por si solo.

Beneficios de una adecuada respiración al hacer ejercicio

  • Cuando domines la técnica respiratoria notaras que el ahogo y la fatiga al hacer ejercicio desaparecerán permitiéndote dominar la técnica del ejercicio que realizas.
  • Mejorará tu desempeño deportivo pues tu organismo contará con el aire suficiente para trabajar.
  • Podrás disfrutar de una mayor calidad de entrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *