¿Cómo Respirar al Correr?

Muchos nos hemos encontrado con la siguiente situación, decides empezar a correr para mejorar tu condición física, no estas en la mejor forma pero, deberá aguantar unos cinco minutos de trote suave, la triste realidad es que apenas haz soportado tres minutos y acabas respirando como si padecieras un ataque de asma.

como respirar al correr

¿Por qué?

Se debe a una técnica inadecuada de respiración, entonces,

¿Cómo respirar al correr?

El respirar adecuadamente te llevará a realizar uno de los ejercicios más beneficios para el organismo de manera correcta, incrementando tu resistencia. El respirar adecuadamente puede ser la diferencia entre correr eficientemente o fracasar en tu rutina.

Respiración

Durante la respiración tomamos oxígeno, este se dirige a nuestros pulmones y es intercambiado por el CO2 que han generado nuestras células al quemar la glucosa para convertirla en energía.

Cuando respiramos el oxígeno viaja a cada una de nuestras células, el oxígeno es utilizado por una estructura denominada citoplasma para producir una molécula de energía conocida como ATP. Si este mecanismo no funciona adecuadamente no contaremos con la energía suficiente para correr y nuestros músculos no rendirán adecuadamente.

La respiración varía según el tipo de ejercicio que estemos practicando, si vas a correr la energía es más necesaria por lo que necesitamos mayores cantidades de oxígeno para que nuestros músculos puedan recibir la energía suficiente.

Entrena tu cuerpo

Para respirar eficazmente al correr y sacarle partido a cada inhalación lo primero que debes hacer es entrenar a tu cuerpo para trabajar con poco oxígeno sacando el mayor provecho de cada molécula de este gas.

¿Cómo?

Debes entrenar similarmente a como lo hacen los nadadores, cuando inician la práctica de este deporte respiran lo mínimo necesario, para que su cuerpo se vaya adaptando a la escases de oxígeno, esto estimulará el sistema circulatorio por lo que tu corazón deberá latir más aprisa para compensar la falta de oxígeno llevando más sangre oxigenada hacia los músculos para suplir la necesidad.

De la misma manera, tus pulmones se adaptarán para aprovechar la máxima cantidad de oxígeno de cada inhalación.

De esa forma, tu cuerpo se adaptará para aprovechar mejor el oxígeno, incluso si no estás aplicando la técnica de respiración lenta, de esa forma tu cuerpo será mucho más eficiente al respirar.

Ritmo de respiración

Sincroniza el ritmo de tu respiración con tus pasos para que no pierdas el ritmo de tu respiración con cualquier distracción.

Este tipo de respiración, cuando es bien realizada, puede introducir al corredor en un estado mental de concentración profunda manteniéndolo alejado de los dolores y molestias que implica el correr.

Al seguir esta técnica tu respiración irá ajustada a tu ritmo de carrera y para ello existen dos ritmos:

Ritmos fuertes

Si estás corriendo a un nivel alto de exigencia puedes aplicar el siguiente ritmo: 2:2 es decir, inhalar cada dos zancadas y exhalar cada dos zancadas.

Ritmos lentos

Es adecuado para carreras lentas, es una frecuencia 3:3 es decir, inhalar cada tres pasos y exhalar cada tres pasos, de esa forma una respiración completa toma 6 zancadas en total.

Para que las técnicas sean efectivas debes respirar por la boca y la nariz, inhalando por la nariz y exhalando por la boca.

Respiración profunda

Es otra técnica que puedes aplicar, es muy útil para relajarte mientras corres reduciendo la fatiga y por ende disminuye las posibilidades de bajar tu rendimiento.

Este tipo de respiración rompe posturas incómodas que no sabías que mantenías, como puños muy cerrados o hombros muy tensos.

Para aplicarla solo necesitas inspirar profundamente y expulsar todo el aire después mientras agitas los brazos y abres y cierras las manos, también puedes mover la cabeza en círculos. Esto puedes hacerlo en plena carrera sin alterar tu ritmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *