¿Como respirar al cantar?

Si respiras correctamente puedes convertirte en un gran cantante. Una adecuada respiración mejora el canto y ayuda a relajar tu cuerpo durante esos momentos que eres el centro de atención.

La mejor respiración para cantar es la diafragmática, para realizarla debes estar consciente de tu cuerpo y de tu respiración para que al momento de cantar esta se realice de forma “Automática”

Ejercicios para entrenar la respiración diafragmática

Para practicarla debes imaginar que tienes un globo lleno de aire en la zona de tu diafragma. Imagina que al inspirar llenas completamente este globo a su máxima capacidad. No muevas los hombros.

Ahora debes enseñar a tus músculos a liberar este aire de manera controlada, para ello debes liberar poco a poco el aire produciendo un sonido similar a “ssss” con los dientes y la lengua. El sonido se debe producir con las S y no sonando como “Shhh” esto solo indica que aún no controlas tus músculos adecuadamente.

Una vez domines esto, debes concentrarte en mantener el sonido estable y el volumen constante. Esto entrenara el diafragma y los músculos intercostales para ser capaces de mantener la tensión correcta al cantar. Esto también te permitirá entrenar el control de la respiración permitiéndote manipular la dinámica, suavidad y fuerza de una canción.

Para continuar practicando el ejercicio con mayor dificultad debes producir el mismo sonido pero con mayor fuerza y rapidez sin alterar el sonido “SSSSS” esto entrena el diafragma para mantener el volumen de las notas por más tiempo.

Para mejorar la elasticidad del diafragma debes producir una serie de cortos “sss!”

Practica estos ejercicios una vez al día durante 5 o 10 minutos para respirar bien al cantar.

Como respirar al cantar

Para cantar debes de respirar libremente. Si has entrenado tus músculos y el diafragma, el control del aire y de la voz al cantar debe ser sencillo, ahora solo debes de practicar la respiración diafragmática para contar con el aire suficiente para cantar.

Para respirar adecuadamente debes pararte erguido, como si fueras de la nobleza y percibir como entra el aire a tu cuerpo con cada inspiración. Debes respirar profundamente a un ritmo constante.

Al inspirar tu diafragma y los músculos intercostales deben de expandirse. Tus hombros y tu cuello deben de permanecer en la misma posición, no deben de elevarse ni de moverse de forma alguna. Si respiras bien, tus brazos debes de estar relajados y tu cuello firme pero flexible, como si flotara.

Para respirar adecuadamente debes respirar hacia abajo, hacia tu estómago, intestinos, caja torácica y parte inferior de tu espalda.

Tu diafragma debe de mantenerse siempre relajado y sobresalido. Para controlar esto solo debes colocar tus dedos en la parte baja de tu caja torácica y controlar que tú diafragma se mantenga siempre en la misma posición.

Para entrenar la capacidad de tu respiración debes practicar lo siguiente: Inhala por cuatro segundos, aguanta cuatro segundos y exhala por cuatro segundos, dominado esto repite en series de 8 segundos hasta alcanzar los 20 segundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *